Avisar de contenido inadecuado

Las flechas en manos del valiente

{
}

Las flechas en manos del valiente

Hoy en día muchas personas son impacientes y no quieren reconocer a un padre espiritual que pueda ver en ellos los mejores tiempos para poder enviarlos y se lanzan solos.


LAS FLECHAS EN LA MANO DEL VALIENTE
Como flechas en la mano del guerrero, así son los hijos tenidos en la juventud.
Bienaventurado el hombre que de ellos tiene llena su aljaba; no será avergonzado cuando hable con sus enemigos en la puerta. Sal 127:4,5

INTRODUCCION:
Hoy en día muchas personas son impacientes y no quieren reconocer a un padre espiritual que pueda ver en ellos los mejores tiempos para poder enviarlos y se lanzan solos, pero recordemos que una flecha sin arquero no se puede lanzar sola, y si pudiera no podría llegar tan lejos como era su propósito.

DESARROLLO:
Cuando los guerreros salían a la batalla llevaban su arco, y en una aljaba llevaban guardadas sus flechas.  Las flechas (nosotros) pueden estar solo en tres lugares distintos: En la aljaba, en el arco del valiente, y en los aires cuando ya fue lanzada.

EN LA ALJABA (LUGAR DE REPOSO)
La aljaba es un cilindro de piel donde las flechas reposan en lo que el arquero decide utilizarlas.  La aljaba es un lugar especialmente para guardar flechas, no para guardar otro instrumento de guerra.  Esto nos habla de que en el reino tenemos que estar con personas que sean de nuestra misma especie, necesitamos ubicación, y para eso necesitamos reconocer a un valiente, a un guerrero (padre espiritual) que sea el que nos ubique. 

    El no estar ubicado en el lugar correcto puede hacer que no demos fruto.  En la siguiente cita bíblica nos podemos dar cuenta claramente como la higuera fue plantada en una viña, esta higuera no tenía a la par higueras, tenia a la par vides; y tenía 3 años de no dar fruto.

Y les dijo esta parábola: Cierto hombre tenía una higuera plantada en su viña; y fue a buscar fruto de ella, y no lo halló. Lc. 13:6

    Luego de estar ubicados en nuestra casa, con nuestros hermanos, con personas de un mismo sentir, nos damos cuenta que hay un tiempo de espera, un tiempo donde tenemos que ser preparados, un tiempo donde debemos ser enseñados.

    Como flechas (hijos) tenemos que confiar en que nuestro guerrero sabrá en que momento nos tiene que lanzar, muchas personas por no esperar el tiempo, no logran destacar en lo que realmente tienen que destacar. 

Esperar el tiempo es fundamental, tenemos que aprender a ser pacientes, Saúl por no esperar que llegara Samuel para que ofreciera el holocausto se desespero y lo hizo el mismo y eso lo llevo a perder el reinado.

Y él esperó siete días,  conforme al plazo que Samuel había dicho;  pero Samuel no venía a Gilgal,  y el pueblo se le desertaba.  Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y ofrendas de paz.  Y ofreció el holocausto. 1Sa 13:8,9

RETROCESO
Después que la flecha ha estado en reserva, el arquero la toma, la coloca y empieza a tensar el arco, la flecha la hace para atrás, y entre mas para atrás la hace, mas lejos llegará y seguramente pegará en el punto exacto donde se apunto.

Nosotros como flechas a veces sentimos que en lugar de haber avanzado en nuestros sueños, en nuestras promesas, en las profecías que nos han dado como que hubiéramos retrocedido, como que las cosas no están funcionando.  Nos prometieron levantarnos económicamente y de repente en lugar de ver que salga un nuevo negocio, se nos cae otro, y sentimos que todo lo que hemos hecho se vino abajo y como que estuviéramos peor que al principio.

Pero la única realidad es que seguimos en la mano del valiente, y el esta apuntando el mejor lugar donde debemos de ser enviados, posiblemente sintamos que el Padre no nos esta viendo, y es verdad, el esta solamente apuntando a la profecía que nos dieron, hacia lo que Él mismo prometió, solo que por el momento esta controlando el viento y la distancia para que podamos dar en el blanco exacto.

Es muy importante que no nos desanimemos en esta etapa, seguramente están por soltarnos, y recuerda que entre mas atrás nos sintamos, mas lejos llegaremos.   

LIBERACION
    Si logramos soportar estas dos etapas el Padre vera que estamos listos para pelear y llegar a nuestro destino final, la promesa.

En esta etapa se suelta la flecha y ahora por haber esperado su tiempo, su momento y haber aceptado las disposiciones del guerrero (padre espiritual) entonces la flecha sale del arco rompiendo los aires.  En los aires están los espíritus malignos según (Ef. 6.12), no habrá espíritu inmundo que nos detenga por haber sido obedientes y pacientes.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires. Efe 6:12 

CONCLUSION:
Cuando logramos reconocer que tenemos casa (estamos ubicados), que tenemos valiente (padre espiritual), cuando somos pacientes en la aljaba, cuando somos humildes en aguantar el tiempo en que sentimos que retrocedimos y no nos adelantamos a salir por nuestras propias fuerzas, entonces somos enviados, y no hay espíritu inmundo que nos pueda parar.

·    Tenemos que reconocer a alguien como nuestro padre espiritual, y confiar en que el Padre le dará la suficiente sabiduría para decirnos cuales son nuestros tiempos.
·    Tenemos que tener un tiempo de reposo, en el cual se nos este enseñando para cuando seamos escogidos para la batalla.
·    A pesar que sintamos que no avanzamos tenemos que seguir firmes, creyendo en que nuestro padre espiritual en un momento va a desatar nuestro destino.
·    Si hoy somos flechas solas, es tiempo de buscar un Padre espiritual, que nos pueda enseñar y enviar a nuestro verdadero llamado.

{
}
{
}

Comentarios Las flechas en manos del valiente

muy buena reflexion, bien fundamentada.
leonardo leonardo 31/08/2011 a las 20:34

Deja tu comentario Las flechas en manos del valiente

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre